20.6.06

Por un gremio democrático y participativo

Malas condiciones de trabajo, sueldos bajos, precarización aparentemente sin límites, fuertes trabas para desarrollar con libertad nuestras tareas...

Son muchos los problemas que los trabajadores de prensa debemos afrontar. En este momento, el auge de medios gráficos, radiales y electrónicos motivó un incremento en la base de trabajadores (periodistas, fotógrafos, operadores, diagramadores, técnicos, etc.).

Pero debemos admitirlo: este conjunto no está organizado. A las presiones externas (desde el gobernador hasta el último funcionario provincial, municipal o comunal) se suman las que se viven en cada redacción o estudio. Los empresarios ejercen diversas formas de violencia laboral y psicológica, generalmente sin sutilezas.

La primera de todas estas violencias es el bajo salario. La segunda, las trabas para que los trabajadores se organicen, puestas bajo amenazas. La tercera, la censura manifiesta en los contenidos, con discursos "a favor de" y "en contra de".

Todos estos ataques a la dignidad de las personas cuentan con la complicidad de gobernantes más interesados en perpetuarse que en conducir y en controlar que en asegurar la democracia. Y claro que los empresarios del sector participan en la explotación del trabajador, con actitudes como las mencionadas.

Estas condiciones motivaron a un grupo de personas a intentar construir un modelo distinto. Lo hacemos a través de la Corriente de Trabajadores de Prensa, con la premisa de escuchar todas las voces, disentir y trabajar para reclamar lo que consideramos justo y obtenerlo. Hoy reeditamos esta experiencia plural, participativa y democrática que nació en 2005.

El único anhelo que nos anima es el de participar y debatir, sin confrontaciones estériles. Reivindicamos a la Asociación de Prensa de Tucumán como la casa de todos los trabajadores del sector, sin que nadie se arrogue su exclusiva propiedad. En ese ámbito queremos discutir propuestas con un único objetivo: mejorar la calidad de vida y de desarrollo de nuestra profesión. Eso se llama democracia, y queremos que sea participativa. Estamos dispuestos a ejercela, promoviendo el surgimiento de dirigentes y promoviendo el recambio generacional, y combatiendo los personalismos.

Apuntamos a que el trabajador de prensa de cualquier medio tenga un sueldo digno, no sólo para asegurar su calidad de vida, sino para trabajar en libertad, sin ser vulnerable a la influencia o coacción de nadie.

En forma paralela, reclamamos la sanción y promulgación de la Ley de Acceso a la Información Pública. Creemos que esta herramienta no sólo es el marco fundamental para desarrollar nuestra tarea, sino que es el reaseguro para que cualquier ciudadano controle a sus gobernantes. Además, la reforma de la Constitución Provincial debería haber sido aprovechada para que factores como el derecho a la información (que beneficiaría a la democracia como sistema y a la sociedad en su conjunto), sea incorporada a la Carta Magna. Eso debería ser parte del trabajo del gremio como parte del compromiso que debería tener con la realidad de la sociedad en la que vivimos.

Estos, como muchos otros, son temas que los trabajadores de prensa deberían poder debatir en un marco de contención y resolución, como es nuestro gremio, y por ello propiciamos que se abra esa posibilidad.

A su vez, consideramos que ninguna de estas premisas puede funcionar en forma aislada de la otra.

Para alcanzar el bienestar común, es necesaria la participación. Pero no sólo la que da la concurrencia a ocasionales reuniones o fiestas, sino a una verdadera y franca apertura democrática. La generación de espacios de capacitación (profesional y política), y sobre todo de debate y discusión, es la que debe marcar el rumbo de las acciones concretas en defensa de los derechos de los trabajadores.

Nos sumamos con una línea de pensamiento y participación directa en la vida política de nuestro gremio y de nuestra sociedad, y rechazamos cualquier intento por descalificar a la institución, más allá de las diferencias que hoy tenemos con quienes la conducen.

Son estas un par de ideas que lanzamos a la discusión, pero con la esperanza de que varios compañeros brinden sus aportes para que sean debatidos. Es la única forma de crecer, profesional y personalmente.

Sólo así seremos útiles y retribuiremos a nuestra sociedad, la destinataria de nuestro trabajo y esfuerzo.

Compañeros de La Gaceta, El Siglo, El Tribuno, El periódico,

Canal 10 y Radio del Plata

1 comentario:

José Francisco Gómez dijo...

Como sabemos que dentro de la Asociación de Prensa de Tucumán, hay un sector que pretende opinar sobre las cuestiones de la política gremial que no son parte de la conducción de nuestro gremio, como simples afiliados quisiéramos dar nuestra humilde opinión.
Creemos que es bueno que tengamos la posibilidad de expresarnos a través de este medio, al igual que los compañeros de la Corriente de Trabajadores de Prensa.
En varios de los puntos que desde la Corriente hablan, no coincidimos, porque entre algunas de las cosas que observamos como trabajadores de diferentes medios de comunicación, es que se otorgan identidad y hablan desde un nivel superior que ellos no tienen, ya que creemos que es el gremio quien nos debe albergar, ya que somos afiliados del mismo.
En muchas oportunidades, recurrimos a los dirigentes de la Asociación de Prensa y conseguimos muy buenos resultados no solo desde el aspecto de los conflictos laborales sino también desde lo humano.
Por otra parte, los beneficios que contamos a través de la Obra Social de Prensa son muy buenos y estamos seguros de que por gestiones de esta comisión Directiva muchos de nosotros que somos precarizados no tuvimos ningún tipo de inconvenientes en poder acceder a los servicios de salud.
Además, sabemos que gran parte de los que conforman esta Corriente son ex dirigentes de la Asociación de Prensa, por lo que entendemos que ellos utilizaron los beneficios de ser parte del gremio hasta que se fueron. Estando fuera, comenzaron con las críticas, como lo hace cualquier mal político que deja su partido y defenestra a los que fueron sus compañeros y desde afuera critica cuando en realidad fue parte.
Por otra parte, queremos decirles a todos los compañeros trabajadores de prensa que no se confundan de los “espejitos de colores”, ya que desde la Corriente de Trabajadores de Prensa nos están ofreciendo cargos con sueldos altos una vez que ellos ganen las elecciones en el gremio, según ellos dicen.
¿Quieren la Asociación de Prensa por sus recursos económicos? ¿En realidad ofrecen estos cargos porque no tienen una estrategia real?
Por último, nos sorprende la actitud de los delegados de La Gaceta que desconocieron a nuestro gremio y nuestros dirigentes, como si en ellos mismos hubiese otro gremio. Seguimos lo que pasa en ese medio, a través de los medios de comunicación del gremio y también de lo que se habla entre los colegas.
Se nota que los delegados de La Gaceta están con la patronal porque se pusieron en contra de todos los afiliados del gremio y demoran la concreción de un aumento que en realidad los beneficia también a ellos. Se nota que quieren hacer política barata. Esperamos que dejen de hacer chiquilinadas y sean más maduros.
También nos solidarizamos con el compañero y amigo Fabían Seidán quien fuera injustamente despedido del diario El Siglo. Y apoyamos las gestiones del gremio para la reincorporación del compañero Gabriel Melían

Por más lucha gremial activa y más política!!!!